LEER NOS HACE LIBRES. Cómo cultivar el espíritu a través de la lectura - y de Lyodrán-.

domingo, 7 de marzo de 2010 10 comentarios en el nido
Leer es algo magnífico...
Me transporta a otros mundos
Vivo aventuras que no podía imaginar
Siento el amor de los que aman
Muero con la muerte que planean otros
Es el principio de mi existencia
Es la causa de mi final

Carolina



Estoy en casa, con mis cosas, mis libros, mis relatos y mi dragón...
Bueno, no es mío, Lyodrán apareció un día de la nada, muchos de vosotros lo sabéis y lo conocéis, y quiso quedarse aquí, en este mundo que no es el suyo, pero que lo acogió como si lo fuera.
Tengo muchas conversaciones con Lyodrán, él me convenció para que escribiera su historia en Proyecto Dragón, lo cual acepté con mucho gusto, pues su vida es fantástica, llena de historia; lo malo es que, debido a mi trabajo, apenas tengo tiempo para escribir su biografía.

Él lo sabe, y permanece en silencio. Tan sólo me pide una cosa a cambio: ya que no tengo apenas tiempo de contar su vida, quiere que yo le cuente las historias que leo. Me parece justo.
Lyodrán justifica su petición diciéndome que, de esta forma puede aprender del mundo y de los hombres, algo necesario si quiere seguir compartiendo casa y comida con un ser humano. Ante tal razonamiento lógico, ¿qué podría hacer yo, sino darle la razón y compartir mis lecturas con él?.

Quiero a Lyodrán, es un gran amigo y una compañía en ratos de soledad.
Quiero que entienda este mundo, que sea tolerante y respetuoso con lo que no comprende.
Quiero que tenga argumentos para defender sus opiniones y rebatir las de los demás.
Quiero que comprenda, que sólo leyendo, puede llegar a ser libre, que leer es imprescindible para aprender, para conocer, para saber, para forjar su carácter y su persona, para pensar de forma independiente y cultivar su espíritu.
Quiero que Lyodrán, el Dragón de la familia de los Siete Dragones de Inverness aprenda... es un animal fantástico, producto de mi imaginación, pero no es tonto ni mucho menos, simplemente es una entidad con deseos de aprender, como yo.

Y, así, entre Lyodrán y yo, surgió una conversación, de las muchas que tenemos:
-¿De verdad crees que sucedió así?, preguntó "mi" dragón, dejando escapar humo negro de su boca negra, más negra que la boca del diablo.
-¿Y por qué no hubo de suceder así?, respondí yo, no con humo negro, pero sí con pensamientos negros -hacía un buen rato que deseaba estrangularlo, con tantas preguntas-.
-Es que me parece inverosímil, dadas las pruebas expuestas sobre el caso en cuestión...

Ay Dios, que este dragón está leyendo mucho y me va a dar guerra, pensé en un momento de reflexión.
-Verás, Lyodrán, no está comprobado, existen hipótesis que..
-¡Detente, Halcón!, no sigas! Déja que lo compruebe por mí mismo, deja que siga aprendiendo de los libros. Éllos tienen la respuesta. Deja que crezca leyendo, yo solo...

Me retiré y le dejé con todos los libros que yo había acumulado a través del tiempo, él sabría encontrar las respuestas a todas sus preguntas, incluso el por qué de su existencia y su función importante en el Círculo de la Vida.

Sólo su aproximación a los libros tranquilizaría su espíritu animal y le otorgaría rasgos humanos a su personalidad. Lyodrán no tardó en comprender que los libros son la fuente del saber y del conocimiento, que sobrevivir no es cuestión de respirar, sino de entender lo que ocurre cerca de nosotros, lo cual sólo podemos conocer leyendo, hasta la más minúscula palabra, entre líneas, o la cláusula más escondida de un contrato.
¡Un momento!, Lyodrán me está diciendo una cosa... esperad, sí... ah! vale,... pues... bueno, nada, que me dice que está enfrascado con las aventuras de Tom Sawyer y que hay algunas cosas sobre la historia de los Estados Unidos que no acaba de comprender... bien, voy a ver de qué se trata, y me encomiendo a Mark Twain, que Dios nos asista!

Carolina, El Halcón

10 comentarios en el nido:

  • LadyMarian dijo...

    Me encanta lo que escribiste!! Buenísimo! Yo agregaría algo más. Leer por otro lado no tiene un objetivo. A veces simplemente se lee porque no se puede dejar de hacerlo. Algunas veces no podemos elegir leer, simplemente leemos y no podemos dejar de hacerlo. Adicción? Puede ser pero no me quiero curar!
    Otra cosa para enseñarle a tu dragón es que no permita que le digan que se puede leer y que no se puede. Creo que las personas a veces no leen porque se les critica las elecciones.

    Felicitaciones! Veo que regresaste con todas las pilas. Una entrada lindísima!

    Besos

  • Xibeliuss dijo...

    Casi más que cualquier otra cosa, leer me ha hecho como soy y como pienso. Y dice bien LadyMarian: no puedo dejar de hacerlo -afortunadamente.
    Un abrazo.

  • Felix Casanova Briceño dijo...

    Carolina...

    La lectura me ha hecho un poco mejor persona, porque en los libros está el saber, el conocimiento, las buenas maneras, el respeto a los demas, todo está en ellos, todo. Interesante la conversación con tu dragón.
    Por cierto, acabo de volver de Torredembarra, donde estuve esta mañana tomando café, me di un paseo porque no la conocía, es muy bonita.

    Un beso, Carolina

  • Sidel dijo...

    Que entrañable es Lyodrán, estoy segura de que le va a costar entender muchas cosas de los humanos porque ni nosotros mismos nos comprendemos. Pero sin duda creo que los libros son una gran fuente de información y para mi están repletos de sentimientos, acciones y reflexiones que por supuesto me ayudan a ser mejor persona y comprender realidades que a veces están muy lejos de mi dia a dia. Lyodrán, confía en el halcón, pues sabe muy bien lo que dice. Un abrazo fuerte a los dos!

  • Belén dijo...

    Para mi la lectura es una obsesión y cuando cae en mis manos una buena historia no puedo parar de leerla. Y hay que saber leer de todo y respetar a los autores que son quienes nos hacen partícipes de esas fabulosas historias.

  • Carolina dijo...

    Veo que todos pensamos igual, que amamos leer por encima de muchas cosas (no de todas); gracias amigos.
    Félix, la próxima vez que vengas a Torredembarra me avisas y tomamos un café, vale?, que me gustaría conocerte.
    Besos a tod@s!

  • Noa dijo...

    Leer nos permite adentrarnos en lugares inimaginables e inverosímiles, nos hace ser princesas, heróes, rebeldes sin causa, ancianos, caballos, panteras, dragones... Nos abre la mente hacia nuevos caminos y distintos puntos de opinión. Leer es una de mis mayores pasiones y es una droga tan cautivadora que he decidido nos desengancharme nunca...

    Besos muy fuertes

  • King Of Suth dijo...

    Preciosa apología de la literatura. Para mí, la lectura (tanto como el cine, la música o cualquier forma de arte capaz de conectar conmigo) es una fuente de inspiración para seguir creando, que es, sin duda, mi gran pasión. Pero no de una manera en la que tome ideas, sino por el simple hecho de observar y disfrutar el trabajo, pasión y dedicación con la que los creadores han hecho su obra y, por supuesto, el fruto de todo ello.

    Nos vemos pronto en ese lugar del que tampoco quiero acordarme.

 

©Copyright 2011 Carolina Márquez Rojas | TNB