EL TRIBUTO DEL HALCÓN

domingo, 14 de marzo de 2010 7 comentarios en el nido




La Soberana Orden Militar y Hospitalaria de San Juan de Jerusalén, de Rodas y de Malta, más conocida como la Orden de Malta, es una orden religiosa católica fundada en Jerusalén en el siglo XI por comerciantes amalfitanos (Amalfi, quizás la primera República marítima que alcanzó un lugar destacado, había desarrollado un intenso comercio con Bizancio y Egipto. Los comerciantes amalfitanos acabaron con el monopolio árabe en el comercio mediterráneo y fundaron en el siglo X bases mercantiles en el sur de Italia y en Oriente Medio).

La Orden nació dentro del marco de las cruzadas y desde un principio, junto a su actividad hospitalaria, desarrolló acciones militares contra los ejércitos musulmanes árabes y, más tarde, también turcos.
En la actualidad es reconocida internacionalmente por las naciones como un sujeto de Derecho internacional.

Su sede central, que ha cambiado de sitio en varias ocasiones, se encuentra en la ciudad de Roma, Italia. La sede de la Orden se encuentra en la Via dei Condotti cerca de la Plaza de España. Ese edificio y el Palacio del Aventino, que funciona como su embajada ante la Santa Sede e Italia, tienen estatuto de extraterritorialidad.


El tributo del Halcón Maltés, es un tributo que el Emperador Carlos V impuso a la Orden de Malta a cambio de la cesión de la soberanía de la Isla de Malta. Por ello, dicha orden debía entregar anualmente un halcón entrenado para la cetrería al reino de España.

El día 23 de marzo de 1530, el Emperador Carlos V cede la soberanía de la isla de Malta a la Orden de San Juan de Jerusalén (Orden de Malta) a perpetuidad, junto a los enclaves de Gozzo y Trípoli, a condición de que anualmente le entreguen como tributo un halcón maltés, y que cumplan su religión y sus ideales.

La condición que Don Carlos impone es que la Orden reconozca poseer la isla como vasallos del César –en su calidad de rey de las Dos Sicilias– y de sus sucesores, imponiendo el pago de un tributo: un halcón maltés. Porque fue éste y no otro el pago que exigió el Emperador, quien firmó el Acta de cesión de la isla en Castello Franco, a cambio de recibir anualmente por Todos los Santos un halcón maltés adiestrado para la caza de cetrería, que en el siglo XVI era recibido por el Virrey de Sicilia y que en los siglos posteriores se entregaba en la Corte al Rey de España. Desde la fecha, los ya Caballeros de la Orden de Malta, cumplieron con su obligación hasta que fueron expulsados de este enclave por las tropas de Napoleón en 1798.





En el año 2005 el Real Gremio español recupera esa tradición, haciendo entrega a Su Majestad el Rey don Juan Carlos de un ejemplar de esta ave de presa, especialmente apreciada en el arte de la cetrería.

El Real Gremio de Halconeros de España es una asociación heredera de los antiguos maestros de la cetrería, estrechamente ligados con la monarquía y la aristocracia. La entidad tiene como Patrono Mayor Perpetuo al Rey Don Juan Carlos I, siendo Halconero Mayor del Reino en 2007, Antonio de Castro García Tejada.

Una tradición española muy poco conocida ligada al ave maestra utilizada en una de las artes de caza más nobles que existen en el mundo, la cetrería.
Hoy, me apetecía hablar un poco de historia.

Carolina, El Halcón.

7 comentarios en el nido:

  • Carolina dijo...

    Esta pequeña parte de la Historia de nuestro país no tiene nada que ver con la vinculación de la Orden de malta con Los Templarios como herederos de éstos, ni tiene nada que ver con la película de "El Halcón maltés".
    Por favor, pido que se obvien estas cuestiones en los comentarios. Gracias.

  • Xibeliuss dijo...

    Una gran idea, recuperar la tradición.
    ¿Sabes? Los caballeros de Malta tuvieron una importante presencia en mi tierra. Hay un pueblo llamado Lanseros que albergó durante bastantes años uno de sus acuartelamientos.
    Saludos, Carolina.

    Gran película, El Halcón Maltés
    (jejeje, perdóname, no he podido resistirme)

  • Carolina dijo...

    Xibeliuss, tu tierra tiene muchísima historia, y tan bella, no me extraña que la Orden hubiera estado acuertalada allí, sólo por su paisaje ya vale la pena.
    Ya veo que no te has resistido, hay que ver, jeje.
    Te perdono, un beso.

  • Felix Casanova Briceño dijo...

    Carolina...

    Pues te apetecía hablar de Historia, y bien que lo has hecho, enhorabuena querida amiga. Esta orden para mi siempre tuvo mucho romanticismo aparte de los datos tan generosos que nos aportas. Que decir del halcón, que no sepas tu, ¿verdad?

    Un beso

  • Carolina dijo...

    Félix: es una tradición muy bonita que, gracias a Dios, se ha recuperado, y yo también "veo" mucho romanticismo en las Órdenes de caballería. Ah! y procuro estar al tanto de lo relacionado con el halcón, claro está.
    Otro beso.

    Arwen: todos los días se aprende algo, esta historia la conocí hace poco. Besitos.

  • Sidel dijo...

    Una historia interesante y curiosa, a veces es bueno recuperar antiguas tradiciones. Siento pasarme tarde pero he estado de aquí para alla sin tiempo,besitos.

 

©Copyright 2011 Carolina Márquez Rojas | TNB