No todo es literatura (solo para aquellos a quienes les interesen mis cosas)...

domingo, 27 de febrero de 2011 6 comentarios en el nido





No todo es literatura.

Es cierto que ando metida muchas horas de mi vida entre libros, leyendo y reseñando para Entre Libros, la página que administramos Belén y yo,  para Reseñas Literarias de Amando Lacueva y que tengo muchos compromisos con editoriales y escritores para seguir trabajando en lo que más me gusta, que no es otra cosa que dar mi modesta opinión sobre las historias que escriben los que se dedican a este noble arte y que me ha dado la oportunidad de conocer a escritores, editores y colegas reseñadores, grandes en su trabajo, pero más grandes como personas.

Pero además también escribo. Sigue adelante mi relato-novela sobre el Japón del siglo XV, una pequeña novela que podéis seguir por capítulos en Karyûkai. También voy a dar comienzo a la historia de Lyodrán, el dragón "que vive conmigo", después de conseguir la documentación que necesitaba a través de la escritora M. Covadonga Mendoza en Proyecto Dragón. Existen otros proyectos en mente, como el de "Unknown", proyecto que quien siga este blog conocerá de qué trata, y ya tiene un principio gracias a mi amigo Xibeliuss, quien me lo regaló en un gesto de generosidad que no sé cómo agradecer (Cuentos del Cafetín de San Antonio).

Esta es una parte de mi mundo, pero no es la única. Existe otra que también me proporciona grandes satisfacciones. Esa otra parte es el baile, el linedance. Muchos me preguntan de qué va la cosa, pues es algo aún un poco desconocido, minoritario, pero que poco a poco va ganando adeptos porque engancha, te atrapa, y cuando lo hace... no hay vuelta atrás. Existen muchas entradas en este espacio sobre este tipo de baile, así que no voy a entrar en explicarlo. Únicamente quiero resaltar lo bien que me siento cuando bailo al mismo ritmo y con los mismos pasos que la persona que está a mi lado: a la derecha, a la izquierda, delante, detrás, y ya sean 30, 20 o una sola... es como una bandada de pájaros que vuelan en un ritmo sincronizado, todos en una misma dirección. Es una conexión, sí, con personas diferentes a tí pero unidas gracias a una coreografía y a una música.

Es entonces cuando El Halcón vuela.
Y no lo hace solo.



Carolina, El Halcón.

6 comentarios en el nido:

  • Sidel dijo...

    Bueno veo por aquí que no has cambiado nada...sigues adelante con tus cositas! Yo tengo que retomar Ran, ya! me tengo que poner las pilas y estaré encantada de asistir al crecimiento de el proyecto dragón y saber mucho más de Lyodrán, sabes que tengo debilidad por el.
    Sigo por aquí, aunque no sea tan amenudo como quisiera, Besotes!

  • Carolina dijo...

    Mi querida Sidel, querido hermano Lobo:
    Ya sé que estás siempre aquí, conmigo, igual que yo lo estoy contigo. No sé por qué pero la actividad blogera ha decaído mucho. Espero que todos la retomemos con fuerza porque merece la pena, aunque ya sabemos que todos tenemos otras cosas a las que dedicarles nuestra atención.
    Ran y Lyodrán te seguirán esperando siempre, ya sabes que tienes un rincón muy especial reservado para tí.
    Un besazo, cielo...

  • LadyMarian dijo...

    Ay! Qué lindo! Cuando veo espectáculos en los que se baila en grupo y me siento profundamente impactada, pienso siempre en la energía que sentirán los que están allí bailando. Qué fuerte que debe ser para ellos si están consiguiendo ese efecto en los que miramos!

    Me alegro mucho de que continúes con fuerza con todos tus proyectos!!

    Besotes

  • Carolina dijo...

    Milady... es algo fantástico, te lo aseguro! Y el efecto visto desde fuera... es lo más.
    Gracias por estar siempre conmigo, mi sister.
    Continúo con mis proyectos gracias a teneros como amigas, que me apoyáis.
    Besos miles, volando, volando el charco... ;)

  • Saggara dijo...

    Hola Carol te sigo aunque reconozco que ultimamente estado un tanto ausente jeje ando liado con los estudios. Pero de verdad este blog me gusta porque es diferente (se sale de lo comun). Por cierto el video esta muy bien, un baile curioso.

    Saludos

  • Carolina dijo...

    Saggara!! Hola cielo, que yo también te sigo y he estado ausente mucho tiempo, pero quiero retomar los blogs (bueno sabes que con el único que he seguido es con "Entre Libros").
    Gracias por estar conmigo, y sí... el baile es curioso pero muy divertido.
    Un beso, nos leemos...

 

©Copyright 2011 Carolina Márquez Rojas | TNB