F.D.N.Y. El Bombero número 13.

lunes, 14 de septiembre de 2009 5 comentarios en el nido











Este pasado Viernes 11 de Septiembre se cumplió el octavo aniversario de los atentados al World Trade Center en la ciudad de Nueva York, donde perdieron la vida miles de personas en lo que fue un ataque inesperado, furioso, macabro y triste, por parte de la intolerancia y sinrazón de aquellos que se creen en poder de la Verdad Suprema que proviene del Cielo, sin aceptar que puedan existir conciencias y opiniones diferentes, libres por nacimiento de elegir y de expresarse en toda la dimensión que el ser humano es capaz. Opiniones y crencias distintas que debemos, si no aceptar, al menos respetar.

F.D.N.Y. Siglas que corresponden en inglés a Fire Department of New York, en español, Cuerpo de Bomberos de la ciudad de Nueva York, personas anónimas cuya misión consiste en apagar fuegos, pero también en rescatar y prestar asistencia a víctimas de accidentes y atentados.


Desde que ocurrieron los acontecimientos del 11 de septiembre, parece que el tiempo se ha detenido en la Zona Cero, pero la vida continúa en el cuartel de bomberos de la calle 66, esquina con Amsterdam.

En la fachada del cuartel llama la atención las doce placas brillantes que recuerdan los nombres de los "doce hermanos" bomberos que perdieron la vida intentando salvar la de otros ese fatídico día. Sólo se salvó un hombre, el bombero número 13...

El cuartel es un edificio que alberga el Engine (motor)40/ Ladder (escalera)35. Según David Halberstam, reportero fallecido después de la tragedia, "el cuartel es una segunda familia y se vive en un mundo aparte".

En el interior aún se conservan las pizarras con los trece nombres que se embarcaron en la misión, los que llegaron antes de que se derrumbara la primera de las dos torres del World Trade Center. "la Familia" de bomberos cambió ese día.

Kevin Shea, el bombero número 13 dejó su empleo. Quedó mal física y anímicamente, se salvó de milagro. Lo encontraron entre escombros.
Cuando regresó al Engine 40/ Ladder 35 se sentía culpable. Culpable de estar vivo...

Fuente : Diario "La Vanguardia", 11 de Septiembre de 2009, artículo de Francesc Peirón, corresponsal en N.Y., pág.4.
Para saber más sobre los Bomberos de Nueva York: The Unnoficial Home Page of FDNY.


Nota de la autora: El hecho de ser el único superviviente de una tragedia en la que mueren todos los que compartieron las mismas vivencias, hace que el ser humano desarrolle un "síndrome" de culpabilidad por el hecho de haber sobrevivido, creyendo que debería haber muerto también junto a sus "compañeros" de infortunio. Este síndrome conduce a una gran depresión, o bien, a un estado de euforia, al pensar que sobrevivir a una tragedia de tan grandes dimensiones es debido a un "toque de suerte" que le hace a uno invencible, llevándole a una conducta arriesgada con el fin de poner a prueba su "inmortalidad", buscando la muerte que le fue esquiva.
En definitiva, sobrevivir a una tragedia tan intensa y de consecuencias tan importantes, conlleva un cambio en la vida y en los valores del superviviente, cambios que deben ser supervisados por expertos, intentando en lo posible eliminar el complejo de culpabilidad, pues el destino quiso, por algún motivo oculto, que dicha persona sobreviviera.

Dedicado a Kevin, bombero número 13 del F.D.N.Y. el 11 de septiembre de 2001.

Carolina, El Halcón.


5 comentarios en el nido:

  • Mjesus dijo...

    Amiga Carolina, pienso que el bombero numero 13 murió aquel día con sus compañeros, tuvo la peor muerte de todas; morir en vida.
    Si ese hombre tiene remmordimientos por seguir vivo significa que tiene un gran corazón. Me uno a tu homenaje.
    Besos

  • Sidel dijo...

    Hay tantas historias tristes de ese día...El domingo estuve viendo la peli de World Trade Center y al principio me parecio un poco flipada, sobre todo con la aparición del marine y tal, pero cuando llegue al final resulta que todo había sido real. De debajo de los escombros solo sacaron a 20 personas y había unas 2700. ¿que pudieron sentir esas personas? de todas formas los protas de la peli que fueron los números 18 y 19 posteriormente han sido intervenidos quirujicamente más de 27 veces...Salieron con vida de allí por amor a su familia y porque el instinto de supervivencia esta por encima del dolor físico, la esperanza surge de los que estan peor. Fue algo trágico y ya han pasado 8 años y recuerdo ese día como si fuera ayer! besos

  • Noa dijo...

    Supongo que quizás es más duro sobrevivir y desear cada día de tu vida yacer junto a tus compañeros que tristemente murieron ese día. Su tortura diaria no le dejará hasta que descanse en paz por mucha ayuda psicológica (y puede que psicotrópoca reciba). Quizás sobrevivió para contar lo que pasó y ayudar a recordar eternamente a sus colegas. Yo también me uno a el homenaje del bombero número 13. Por su valentía y su coraje, y por todos los demás bomberos que se arriesgan en los incendios anteponiendo en muchos casos su vida para salvar la de otro.

  • Belén dijo...

    Nunca debemos rechazar lo que se nos regala. Otra oportunidad. Es algo que debería animarle a ser mejor y a disfrutar de lo que se le ha concedido.

    Carola, tengo un premio para ti en Ratones de biblioteca: el premio orquidea. Que lo disfrutes.

  • Arwen dijo...

    Admiro profundamente a estas personas que arriesgan su vida para salvar la de extraños...el bombero que se salvo debe de ser un angel cuando se siente culpable por estar vivo y espero que lo haya superado porque desde luego estoy segura que haria todo lo humanamente posible para salvar vidas en el atentado, un homenaje precioso Carolina, muchos besitosssss

 

©Copyright 2011 Carolina Márquez Rojas | TNB