FUTUROS HALCONES. La Hemiparesia Infantil

jueves, 25 de junio de 2009 6 comentarios en el nido

Los niños del mundo son nuestro futuro. Nuestros suspiros, lágrimas, preocupaciones y nuestro amor. Proyectamos nuestra vida idealizada en ellos, lo que nos gustaría que fueran, lo que nosotros no conseguimos llegar a ser, dejando camino a su libre elección pero estableciendo unas bases educacionales para que sean buenos hombres y mujeres el día de mañana.

Nacen sanos y fuertes, luchadores desde el primer día... pero existen algunos que tienen la lucha más dura y más difícil por circunstancias ajenas a ellos que les fueron impuestas por "accidentes" de la vida y de su nacimiento.
Su lucha es titánica, la de ellos y la de sus padres, la de sus familias y amigos. Son los llamados niños "especiales", y no porque sean diferentes, que lo son, sino porque deben enfrentarse a los problemas de la vida mucho antes que otros que crecen sanos y sin preocupaciones, mas que las básicas del día a día.

¿Qué es la Hemiparesia Infantil (H.I.)?

El término Hemiparesia se forma a partir de dos raíces griegas: Hemi, que significa "mitad", y Paresia, que siginifica "parálisis", ligera o parcial.
La H.I. es una parálisis parcial de la mitad del cuerpo del niño, que en la mayoría de los casos, se hace evidente en la función (desarrollo) de la motricidad del brazo y pierna contrarios a la lesión del cerebro. Es decir, si el daño se localiza en el hemisferio derecho, la dificultad de movimiento se observa en el lado corporal izquierdo y viceversa.

En la H.I. existe una lesión cerebral que afecta a la conducción de los impulsos nerviosos. Por regla general es la consecuencia de un bloqueo de las arterias que irrigan sangre al cerebro. Al faltar sangre, y por tanto, oxígeno, en una región del cerebro, se provoca la muerte neuronal en dicha región. A esto se le conoce como infarto cerebral o "ictus cerebral".

En los recién nacidos, la causa puede estar en un desarrollo embrionario defectuoso o en una lesión del cerebro ocurrida antes, durante o después del parto . Otras causas pueden ser golpes en la cabeza o infecciones víricas como la meningitis. La extensión y gravedad de la parálisis dependerá siempre de la extensión y de la localización de la zona cerebral lesionada.

Estos niños tienen una calidad de vida semejante a la de un niño sin H.I., siempre que se les aplique una terapia de rehabilitación adecuada a cada caso en particular. Una adecuada estimulación puede lograr que el sistema nervioso compense y sustituya las funciones perdidas por la lesión, puesto que nuestro cerebro es el único órgano que "aprende" y se "adapta" a las nuevas circunstancias, que tiene un potencial de desarrollo increíble que no poseen otros órganos del cuerpo humano. Para conseguir esta "magia" el secreto está en contar con buenos profesionales, conocedores de la terapia personalizada y "humanos", a los que les importe su paciente y no el sueldo y los beneficios que llegan a fin de mes.

La mayor dificultad de estos niños, así como de otros que sufren otras enfermedades que también necesitan apoyo sanitario y social, es la maldita burocracia, no su rehabilitación, la cual superan día tras día. Es el papeleo, las recetas sin fin, los círculos de médico a médico, la Sanidad llena de "profesionales" malhumorados, con los que nada tienen que ver estas criaturas, negligentes, sin corazon, que sólo sienten deseos de que desaparezcan estas personas molestas de sus vidas para irse de fin de semana a "desconectar" de tantos problemas, mientras nuestros niños no pueden desconectarse de sus vidas sino que se acuestan y se levantan con ellas.

¿Quién MIERDA y, perdón, se creen que son?

Por supuesto que también existen profesionales maravillosos que consideran a cada niño como si fueran suyos propios y dan su tiempo y su cariño en ayudarlos, pero son, desgraciadamente tan pocos...

Tengo tres sobrinos maravillosos, geniales, guapos, adorables, cariñosos, a los que quiero como si fueran mis hijos. La más pequeña, Nerea, (Hemiparesia Infantil. La vida de Nerea), sufre H.I.
Es una niña hermosa, simpática hasta no poder, increíblemente lista y divertida, es supercalifragilísticoespialidosa. Tiene una amiga invisible que la acompaña desde que nació (Hemi, para los amigos), y ahora tiene otro amigo que se llama Dafo, la bota de la Princesa Guerrera del lejano reino de Hemiparesia (La Bruja de Clará), el que la ayuda a corregir la postura incorrecta de la pierna, color rosa "Barbie" que se lleva mucho y está de moda.

Pero Nerea no es la única. En su lucha diaria se unen otros niños del mundo: Dylan, Rosarito, Koke... y muchos más que no conocemos.

El Halcón vuela hoy sobre ellos, sobre sus vidas y sus problemas diarios en este mundo.
El Halcón tiene un espacio en el cielo para ellos, para protegerlos y cuidarlos, para vigilarlos y darlos a conocer al mundo, susurrar sus nombres a los vientos en los que vuelo para que su voz llegue a todos los rincones del mundo, para nuestros niños, los más fuertes y más débiles, para los futuros halcones del cielo del lejano reino de Hemiparesia...

Carolina, El Halcón.

Enlaces a sus páginas, en el lateral derecho del blog.

6 comentarios en el nido:

  • Sidel dijo...

    La vida es tan injusta, ellos sufren por el destino...que ya es bastante cruel, como para encima soportar a gente que no les atiende como se merecen. No es justo saber que con un buen tratamiento puede hacer más o menos su vida normal y todo sea una lucha constante y a base de dinero. La primera vez que me di cuenta de ello, es cuando las compañias farmaceuticas ponen sus productos a precios desorbitados para sacar beneficio, mientras los niños, por poner un ejemplo, en África se mueren de malaria por no tener vacunas...Es una impotencia, el poder ayudar y no hacerlo por motivos económicos es muy ruin. Mucho ánimo para todas esas familias que luchan por una vida mejor para sus hijos, por que tienes mucha razón, ellos son el futuro y tienen que ser felices. Besitos!

  • Belén dijo...

    El mundo siempre ha sido injusto y los que salen perdiendo siempre son los más débiles y para eso estamos los demás, para protegerlos.

    La hemiparesia tiene diferentes grados, y en algunas ocasiones la recuperación resulta muy difícil y la sociedad los mira como si fueran bichos raros. Esto no cambiará hasta que la sociedad cambie.

  • judner dijo...

    "EL FUTURO DE LOS NIÑOS DEPENDE DEL PRESENTE QUE VIVAN"
    Todos aprendemos a convivir con lo que nos toca, no hay más remedio.
    Este lunes teníamos hora con la neuróloga, despues de 4 meses esperando nos la han retrasado hasta el 17 de julio.... ¿Se habrá ido de vacaciones? A estos profesionales les importamos una mierda, para ellos solo somos un expediente más y están jugando con la salud de nuestros peques. Por suerte conseguimos las recetas, pero siendo bastante mal educados y no debería ser así... en fín, ¿Que podemos hacer?... pues seguir siendo bordes.....

  • Arwen dijo...

    Como siempre la sanidad tan simpatica...seguro que es una niña preciosa y lista...ademas tiene una tia maravillosa, espero que deis con buenos profesionales y este post concience a los responsables de que estos niños tengan todo lo necesario, besitosss preciosa

  • Mjesus dijo...

    Y yo me pregunto: ¿no se supone que hacen un juramento en el que prometen servir a los demás? ¿dónde queda ese juramente una vez que han recogido el título? Un médico no puede, o no debería ser materialista.
    Nerea tiene la suerte de contar con una familia tenaz que lucha con uñas y dientes por ella, sin rendirse jamás.
    Besos para todas.

  • Enrique Jaramillo dijo...

    La verdad, estos pobre chicos son victimas del sistema de salud mercantilista actual, fruto de la globalización. No se, no conozco el tipo de médicos que mencionas tu, pero los que conozco, tambien son objeto de ese mismo sistema, no pudiendo recetar lo que ellos quisieran, sino lo que los obliga el sistema de salud, no pudiendo enviarles las ordenes necesarias, porque para ello primero tiene que verlo un especialista de la red. Y ademas, teniendo que atender a una persona cada 15 minutos (tiempo ridiculo para atenderla bien) porque de no hacerlo, se suspende el contrato por poca efectividad, y la que lleva del bulto es la familia del médico.
    Los médicos, los que realmente lo son, los que se interesan por casos especiales como el de Nerea, los hay a montones, por todos lados, pero se ven atados de manos a veces por ese sistema de salud que el gobierno tuvo a bien (habrase visto una idea mas estrambótica) permitir que los abogados lo diseñaran...Por Dios!
    Lo anterior es lo que sucede en mi pais, Colombia, no se como sera allá, pero aquí, ser médico no vale una m"#$, porque a pesar de que se tiene los conocimientos, no se permite ofrecerlos adecuadamente, y encima son los receptores directos de todas las quejas (justificadas, por supuesto) del paciente y su familia. Y el dichoso sistema sanitario y los politicos que se reparten el dinero destinado a salud siguen indemnes, nadie se mete con ellos...
    Triste, muy triste.
    No se que opinen ustedes, pero si no hay un cambio estructural de fondo, las posibildades de ofrecerle ayuda a personas tan hermosas (bonita foto) como ella, cada vez van a ser menores, casi hasta desaparecer.

 

©Copyright 2011 Carolina Márquez Rojas | TNB